- Voto en blanco computable = Vaciar escaños -

Cenicienta y la democracia

Fecha de Publicación Escrito por MCxVBC

LA DEMOCRACIA ¿UNA UTOPÍA?
Capítulo 1

Cenicienta y la democracia

Érase una vez una bondadosa y bella joven que vivía con su madrastra y sus dos hermanastras en la mansión de su padre, fallecido tiempo atrás. Su madrastra, Doña Francisca, era conocida por ser déspota y cruel, especialmente con la pobre Cenicienta, que así se llamaba la joven.
Cuando su madrastra falleció en un accidente de tráfico, Cenicienta y sus dos hermanastras coincidieron en que ya estaban hartas de tanta tiranía y acordaron que regirían su nueva vida en común por la más estricta democracia.
Así, cuando llegó el momento de repartir las tareas y responsabilidades del hogar, Cenicienta y sus hermanastras se dispusieron a efectuar el reparto de una forma plenamente democrática:
-Propongo que de la limpieza de la mansión se encargue Cenicienta.- Dijo una de las hermanastras.
-Secundo la propuesta.- Continuó la otra.
Cenicienta protestó, pero tras votar, se aprobó la propuesta por mayoría absoluta: 2 votos contra 1.
-Propongo que de cocinar se encargue Cenicienta.- Reiteró la primera hermanastra.
-Lo secundo.- Dijo la otra.
Y le asignaron la cocina a Cenicienta por mayoría de 2 a 1.
Y como podéis imaginar, también le asignaron la colada, la plancha, la compra... y todo lo que suponía algún trabajo en el hogar de las tres jóvenes.
En otras palabras, las hermanastras de Cenicienta la declararon esclava... por democratísima mayoría absoluta.
Cenicienta, desolada, se preguntó entonces: ¿Democracia? ¿Cómo puede ser esto una democracia?

No lo es, naturalmente.

Una imagen vale más que mil palabras. En este caso, una descripción, usando un conocido cuento, podría tener la suficiente fuerza para hacer evidente una de las mentiras más nocivas de las muchas que han ido transmitiéndonos, desde los medios de comunicación, en los más de 30 años de este régimen político al que siempre han calificado como “democracia”:

“La democracia es la dictadura de las mayorías”.

O lo que es lo mismo, que democracia es un sistema político donde la gente vota según sus intereses personales y se hace lo que decida la mayoría.

No lo es.

Podríamos haber intentado explicarlo diciendo que la dictadura, sea de mayorías o minorías, es dictadura, que es exactamente lo opuesto a la democracia. Que la democracia no puede ser jamás una dictadura, ni de uno, ni de muchos. Que no son compatibles, o es una cosa, o la otra.

Pero muy posiblemente este argumento, u otros, no habrían bastado, porque cuando una idea se nos repite una y otra vez, día tras día, año tras año, al final, acaba firmemente arraigada en nuestros humanos e imperfectos cerebros... y aceptada como una verdad incuestionable.

Por eso hemos utilizado el conocido cuento de la Cenicienta, como algo que permitiera visualizar fácilmente una evidente situación de esclavitud, que no puede de ninguna manera asociarse con una democracia... y sin embargo, es producto de un sistema de votaciones donde todas y cada una de las decisiones se han tomado por mayoría absoluta.

Si democracia es gobierno del pueblo, en este pequeño “pueblo” de tres personas, sólo gobiernan dos... y tiranizan a la otra: Cenicienta es una minoría que, aunque vota, no tiene el menor grado de poder. No pinta absolutamente nada. Para Cenicienta, no existe la democracia.
Y la democracia, o es para todos, minorías incluidas, o no es democracia.

Podríamos sacar dos moralejas de este cuento:

La primera, que lo de que “la democracia es la dictadura de las mayorías”, es un camelo. Extendido con perseverancia por los medios de comunicación, pero no por ello menos falso.

La segunda, que el hecho de que en un sistema político haya votaciones, y vote todo el mundo, incluso aunque todas las decisiones se adopten por mayoría... todo ello no garantiza que ese sistema sea una democracia.
Para que haya democracia, hace falta algo más que votar y decidir por mayorías.

Todo lo cual, una vez asumido, abre el camino para la siguiente pregunta:
¿Qué hace falta para que un sistema político sea democrático?

¡En breve continuaremos, mientras tanto, estáis invitados a dejar vuestra opinión en el foro!

 

siguiente >>

Buy cheap web hosting service where fatcow web hosting review will give you advices and please read bluehost review for more hosting information.

Tenemos 93 visitantes y ningun miembro en Línea